Tauromaquia-oleo-Traver-Calzada

TAUROMAQUIA

El año 1986 lo dediqué por entero a pintar el gran tríptico de la Tauromaquia. Se trata de un óleo de 570 x 200 cm, pintado sobre lienzo, expuesto actualmente en la Sala de Juntas de la Diputación Provincial de Castellón.

Al afrontar un tema tan socorrido en la pintura española (Goya, Zuloaga, Picasso, etc.) me impuse darle un enfoque distinto tratando de apartarme de la visión tradicional toro-torero y el folclore que acompaña la fiesta taurina.

Basándome en el fresco del palacio cretense de Knossos Taurokathapsia, recreé la escena iniciática de las jóvenes cretenses saltando un toro bravo. Para ello construí un toro-máquina con elementos de desecho de la sociedad actual: piezas de automóviles y de mobiliario, vigas, una palma de Domingo de Ramos, cajas, envoltorios de plástico, el dibujo de una pareja de desnudos, etc., todo ello sujeto por ataduras de cuerdas y cables desvencijados remarcando así el carácter precario del constructo que naturalmente estaba encabezado por la cornamenta real de un toro.

Fresco_taurocatapsia Fresco de Knossos

Alrededor de esta especie de escultura posaron tres muchachas equipadas con indumentaria deportiva actual: mallas, calentadores, pañuelos de vivos colores, zapatillas de ballet, en actitudes parecidas a las de las jóvenes cretenses del famoso mural.

Trabajé pintando del natural, con lenguaje figurativo-realista y técnica tradicional del óleo.

Al enfrentamiento de las muchachas con el toro quise darle el sentido del paso de la adolescencia a la edad adulta. En las teorías del psicoanálisis freudiano, el toro simboliza “el problema”, de modo que un toro formado por elementos extraídos de la sociedad, con alusiones al mundo real con que el adolescente va a tener que bregar, me pareció una imagen expresiva, potente, anclada en la tradición y pictóricamente muy sugestiva.

En años posteriores continué trabajando la idea de la tauromaquia, ampliándola con diferentes técnicas, incluida un grabado a buril del cuadro referido, la serie reunió media docena de óleos de gran formato, grabados y dibujo, así como una intensa experimentación con técnicas mixtas de encáustica, acrílicos, pastel, etc. que con el tiempo acabarían en colecciones privadas.

Ninos-con-toro-2-oleo-Traver-Calzada          Ninos-con-toro-oleo-Traver-Calzada

De aquella época, en la que tuve el honor de pintar el retrato ecuestre del gran maestro del toreo Enrique Ponce, me queda la sensación de haber rozado apenas un tema interesantísimo que quizás algún día –polémica antitaurina aparte- me tiente a retomar.

Traver Calzada retrato Ponce

Es frecuente que los pintores eludan hablar de sus cuadros, dejando –dicen- que sea la propia obra la que diga lo que tenga que decir. Estupendo. Yo en cambio me ofrezco a comentar mi obra en todos los aspectos técnicos y formales que se me pida. El intercambio de ideas siempre me ha parecido positivo, estimulante y ¿por qué no? divertido.

Por lo tanto la siguiente entrada de blog será a la carta, es decir, me podréis enviar a lo largo de este mes dudas sobre cualquiera de mis cuadros que más os intriguen (preguntas sobre significado, motivación, anécdotas, técnica, opiniones) a través de comentarios a esta entrada de blog, por email o vía Facebook, y haré un recopilatorio de todo ello contestando a vuestras preguntas para la siguiente entrada.

No Comments

Post A Comment